Por: SENÉN NIÑO AVENDAÑO
Ex Senador de la República

Son diferentes la reacciones sobre lo ocurrido el 26 de agosto, cuando 11.6 millones de colombianos votamos contra la corrupción. Unos como el Presidente Duque aprovechan la oportunidad para darle bombo a su agenda legislativa. Otros como los promotores de la consulta para resaltar el número de votos en favor. Otros como los enemigos de la consulta se sienten poseedores de la verdad. Y otros como los corruptos se sientes héroes protegidos por la indiferencia y estupidez de quienes no fueron a las urnas.

Lo cierto es que faltaron 450 mil votos para que las siete preguntas anticorrupción se convirtieran en mandato de obligatorio cumplimiento por parte el Presidente Duque y el Congreso de la República expidiendo las leyes respectivas.

Respiran aliviados los políticos corruptos que compran y venden votos en los procesos electorales; las direcciones de partidos que se alzan con los cargos dignatarios mediante ofrecimientos, persecuciones y chantajes; los contratistas que reparten coimas para ser adjudicatarios de jugosos contratos de obra y prestación de servicios; también están felices ciertos dirigentes sindicales que compran votos para llegar a cargos de dirección.

Muchos de estos corruptos, cínica y demagógicamente “promovieron” la consulta del 26 de agosto, lo que terminó siendo un grotesco intento de confundir a la gente.

El balance final que se puede establecer de los resultados de la consulta popular realizada el 26 de agosto pasado es que si bien es cierto no se alcanzo el umbral requerido, también es una realidad que en Colombia son más los ciudadanos enemigos de la corrupción, que las ratas.

En adelante debemos asumir el reto de convertir en un hecho cultural la lucha ciudadana contra la corrupción y la violencia; las tareas a desarrollar son múltiples, van desde los talleres, las veedurías, la participación popular, programas educativos, formación política, formación ciudadana y tantas otras tareas que las organizaciones sociales y políticas puedan impulsar.

Se avecinan coyunturas y escenarios importantes como las elecciones en Fecode, Sindicatos de educadores, Central Unitaria de Trabajadores, Sindicatos de trabajadores, que se realizarán el próximo 21 de septiembre. Pero también elecciones en octubre del año 2019 de: ediles, concejales, alcaldes, diputados y gobernadores.

Son escenarios ideales para ejercer la lucha anticorrupción castigando electoralmente a los corruptos clientelistas.

 

Leave a Reply