Tras una mesa de trabajo con el procurador, Fernando Carrillo; el ministro de Salud, Juan Pablo Uribe; el superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal Ángel, y representantes de las EPS, el Defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret Mosquera señaló “lo que pasa en la salud en Colombia es una vagabundería criminal que atenta contra la salud y la vida de los colombianos”.

Negret añadió “aquí la prioridad es la atención de los afiliados y por eso compartimos la actuación de la Procuraduría en la solicitud de revocar la venta de Cafesalud a Medimás por incumplimiento de los términos acordados”.

La Defensoría del Pueblo había evidenciado la situación, en noviembre de 2017 le pidió a la Corte Constitucional que interviniera para proteger a los usuarios de Medimás, al parecer se hizo caso omiso y el incumplimiento de quienes compraron Cafesalud precipitó la revocatoria de la venta.

La entidad que dirige Negret, realiza visitas a esa EPS en varias regiones del país, en las que encontró problemas como la falta de oportunidad en la atención médica, tanto de medicina general como de citas con especialistas, o la entrega parcial o nula de medicamentos, en especial de alto costo.

Para conocimiento de los afiliados a Medimás el Defensor concluyó que “el servicio se va a seguir prestando, y van a tener al Contralor, al Procurador y al Defensor del Pueblo encima si alguna de estas personas no son atendidas. Igual el Superintendente y el Ministro de Salud”.

 

Leave a Reply