Por: Daniel Castro

Este fin de semana se celebraron las elecciones en Brasil, la segunda vuelta de los comicios presidenciales donde un personaje retrógrado y fascista ganó con promesas de desarrollo y eficiencia.

Al igual que en las pasadas elecciones en Estados Unidos y Colombia, el gigante suramericano dio un giro de gobiernos democráticos y progresistas, a modelos de gobierno, que por el contrario prometen restringir las libertades y las garantías sociales.

¿Qué es lo que esta pasando? ¿Por qué los ciudadanos prefieren elegir proyectos políticos que van en contra vía de sus libertades?

Después del triunfo de Donald Trump e Iván Duque, traté de pensar y comprender cómo los ciudadanos están tomando sus decisiones electorales, una gran incógnita tratar de entender a millones de electores en América Latina y Norte América.

Hacer análisis de las motivaciones electorales es ambicioso y complejo por las diferencias culturales y todo lo que esto implica; pero observando diarios y algunos artículos, me he encontrado con unos patrones similares en los procesos mencionados. Las Fake News que se envían en cadenas de redes sociales y los grupos de creyentes sobre todo los protestantes (cristianos, evangélicos), han sido determinantes en dicho proceso.

 

Esto quizá no sea nada nuevo pues los medios de comunicación pertenecientes a grupos económicos poderosos, han definido por largo tiempo el rumbo de las democracias, especialmente en Latinoamérica; pero lo que si es nuevo, es que los políticos progresistas y quienes promueven un cambio de pensamiento en las agendas democráticas, han tenido grandes avances en la política electoral pero sigue siendo una deuda para estas corrientes la forma de contrarrestar el poder mediático de sus opositores y de llegarle a los ciudadanos de a pié.

Desde que aparecieron las redes sociales se ha tenido más acceso a la información, hoy existe un contacto más directo con los líderes, en gran medida los medios alternativos y las redes sociales han consolidado el dominio de las masas y marcan la línea informativa de los grandes medios, son esas nuevas formas de acceso a la información en el mundo contemporáneo.

De allí la importancia de renovar las estrategias de comunicación para los proyectos alternativos y el reto de mantener la interacción directa con los votantes para contrarrestar las noticias falsas que crean estrategas y reproducen ciudadanos.

Leave a Reply