Screenshot_2016-08-11-09-01-21

Por: David Buitrago Polanco

 @Periodistucho

¿Por qué esperar a criticar una ministra por su orientación sexual y no por su mala administración?

Por estos días Colombia se encuentra enfrascada en una campaña de odio. Y no me refiero precisamente a si acabamos o no la guerra, hablo es del matoneo que está sufriendo la ministra de educación, Gina Parody, por sus preferencias sexuales.

Es triste que estas personas que marchan contra de la educación de género no hayan entendido que en Colombia llevamos más de 50 años, probablemente la edad de cualquier de sus padres, matándonos precisamente por no respetar los gustos, creencias o afinidades de los demás, por esa actitud que tienen algunas personas de querer que todos piensen como ellos, o les gusten las cosas que a ellos sin entender que obvio es imposible, además, que por supuesto sería aburridísimo que todos pensáramos y creyéramos en lo mismo.

Ahora, por supuesto que la gestión de la Ministra Parody ha sido un total fracaso, esta no tiene nada que ver con su identidad sexual, tiene que ver con esas penosas declaraciones en las que hemos podido identificar que la ministra sabe mas bien poco de educación.

La primera situación que puso a pensar a más de uno, fue esa pésima campaña de ‘Ser bruto condena’, por supuesto que se llama ‘Ser pilo paga’, porque es una clara discriminación del estado; decirle a la gente que sólo los pilos tienen derecho a capacitarse en un pregrado mientras que por condiciones de la vida, a quienes no les va tan bien en el colegio les va a tocar tener un trabajo modesto y mal remunerado donde el jefe los putea todos los días.

Pero la peor gestión de Gina Parody como Ministra, es sin duda equiparar la educación técnica a una universitaria, no entiendo el concepto de Parody para asegurar que estudiar tres años en un instituto técnico, donde en teoría enseña a operar, es igual a cinco años en un claustro universitario, donde en teoría, enseñan a crear.

No se confundan, a Parody hay que sacarla del ministerio para proteger la educación de Colombia –no a nuestros niños, pues no están en riesgo–, los conceptos inequívocos de la Ministra están haciendo que el rumbo académico en Colombia vaya por una trocha destapada. No por la inclusión de educación de género en los colegios, ya que es algo en lo que Colombia había estado en mora, me refiero específicamente a que la Ministra promueve la discriminación con su programa ‘ser pilo paga’, mientras que por otro lado ataca la discriminación que a ella le interesa. No Ministra, ninguna discriminación es buena, ni siquiera esa que llaman racismo incluyente.

Y como todo no pueden ser críticas, exhorto al/la futuro/a ministro/a que encamine el rumbo de la educación colombiana, a potenciar las habilidades de cada niño de acuerdo a su tipo de inteligencia y no que se vea a todos los jóvenes como un sujeto que tiene que saber de todo pero no ser bueno en nada.

Tipos de inteligencia:

Inteligencia lingüística

Inteligencia lógico-matemática

Inteligencia espacial o visual

Inteligencia musical

Inteligencia corporal-Kinestésica

Inteligencia intrapersonal

Inteligencia interpersonal

Inteligencia naturalista

Posible novena inteligencia

Y para que esto no vuelva a pasar, le pido al presidente de turno que deje de andar poniendo abogados en todos los ministerios ¿lo correcto no sería poner a un educador o maestra al frente del rumbo de la academia? ¿o poner un economista en vez de un abogado? Presi, los abogados podrán saber de leyes, pero seguramente esos que usted está enmermelando no han profundizado en el tema que tienen que asumir.

Leave a Reply