Por: Daniel Castro

Por estos días en Colombia se viene presentando un fenómeno muy particular en los medios de comunicación, suenan cada día más las instituciones por sus diferentes decisiones, especialmente, las altas Cortes, La fiscalía y los entes de control.

Muchos hablan del respeto a la democracia, a las instituciones y la importancia de la separación de poderes; pero parece que esto sólo aplica para el discurso porque en el momento de una investigación o de algún procedimiento por un ente de control la estrategia principal a la que están recurriendo los investigados esa a campañas de desprestigio e irrespeto total a la institucional del país.

Todo esto que está sucediendo hoy en el país con estas campañas de desprestigio en contra de las instituciones y con los ataques mediáticos a la institucionalidad, parece una estrategia tomada de El príncipe de Maquiavelo al parecer el divide y vencerás que hoy están usando los políticos y las personas investigadas tiene un solo objeto se están dedicadando a crear unos cercos mediáticos y una presión en la opinión pública que se encargue de dividir entre los que están a favor y los que están en contra de las decisiones de las instituciones para generar caos institucional todo un desprestigio que lo único que haga ese sostener unos unos intereses particulares de quienes sostienen esta táctica y éste es el caso de muchos de los políticos que hoy están precisamente siendo investigados o que tienen algún proceso en curso.

Dicha táctica no es sólo mezquina; sino también populista y antidemocrática. Desacreditar uno de los poderes de una democracia en pro de un interés particular, es sacrificar la estabilidad institucional de un país por parte de unos abogados “leguleyos” y de unos personajes sin ética.

Pero esto no sólo es cuestión de unos abogados y unos personajes oscuros esta estrategia tiene también el apoyo de los medios de comunicación unos medios parcializados que no tienen ética periodística sino que su interés es sólo vender titulares amarillistas que ayudan a la desestabilización de nuestro sistema democrático.

Pero a todo esto la pregunta o las preguntas claves son ¿Estamos ante una estrategia para acabar con la separación de poderes? ¿Quieren algunos “poderosos” de Colombia secuestrar la democracia? ¿ Creen algunos que los intereses de un partido o de un personaje son más importantes que el Estado Social de Derecho?

Leave a Reply