Por :Daniel Castro

La semana que recién inicia es una semana trascendental para el presidente Iván Duque y para el país, el próximo viernes 7 de septiembre se cumplen los 30 días anunciados desde su posesión para informar su posición o tomar una determinación sobre la mesa de negociaciones entre el gobierno nacional y el ELN; treinta días de análisis que pidió para tomar una de la que puede ser quizá de las más polémicas determinaciones que tendrá que tomar en sus primeros días de gobierno el señor presidente.

Sea cual fuere la decisión que anuncie Iván Duque esta semana, será una decisión que marcará sin duda un camino o una ruta para el presidente de la República con respecto a su partido que desde el pasado 7 de Agosto día en que se realizó la ceremonia de posesión presidencial ha dejado ver una serie de actuaciones que han demostrado que aún no han cambiado el chip y siguen en la oposición, dichas actuaciones tales como el desafortunado discurso de Macías en la ceremonia de investidura de Iván Duque, la entrevista de María Fernanda Cabal a la revista Semana en la que manifiesta su descontento con los nombramientos del presidente y el llamado del “presidente eterno” a no participar de la consulta anticorrupción contrario a la postura del presidente Duque y esto ha evidenciado ya una división en el Centro Democrático entre sus militantes más moderados y su barra brava.

Entre otras, en un tímido cubrimiento realizado por los medios de comunicación colombianos esta semana, se registró en el país la visita del señor presidente de España Pedro Sánchez, quien arribó para conversar con el presidente Iván Duque sobre cooperación internacional entre las dos naciones Colombia y España y al mismo tiempo para ofrecer su apoyo a los diálogos que hoy adelanta el gobierno nacional con la insurgencia del ELN ofreciendo incluso su país como país garante y sede para adelantar estas conversaciones que el pasado mes de Agosto concluyeron su sexto ciclo de negociaciones en la Habana -Cuba, hecho que muestra el apoyo de la comunidad internacional al proceso de conversaciones y que significa un espaldarazo más a la busqueda de esa paz completa que hoy quiere el país por la vía negociada.

Los colombianos y las colombianas hemos demostrado mediante manifestaciones multitudinarias que no importa cual sea el color político, que lo realmente importante en la coyuntura actual es llegar a hacer realidad ese bien supremo tan anhelado que es la paz y sabemos que el presidente Iván Duque siendo un tipo joven, de una generación que cree en el potencial de nuestro país a nivel económico, político y social sin el conflicto armado tomará la mejor determinación para nuestra nación.

Por eso ahora el presidente Duque es quien debe tomar su primer gran decisión como presidente, y definir si avanzar a la busqueda de una paz completa para nuestras futuras generaciones o seguir perpetrando una confrontación que no ha dejado sino desgracia y retraso en el desarrollo de nuestro país.

Leave a Reply