“Sí se dan pasos atrás en la política antidroga, vamos a vivir una guerra mucho más cruda”

Ignacio Gómez, cofundador de la  Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) frente a las amenazas recientes a periodistas y la posible reactivación de la guerra en Colombia, asegura que uno de los factores más relevantes de estos hechos recae sobre el narcotráfico.

Con más de 12 años custodiado con escolta, el director investigativo de Noticias Uno, y que realizó  la cobertura periodística de la masacre de Mapiripán, en julio de 1997, en la que se evidenció como fueron ejecutadas 49 personas por parte de las Autodefensas Unidad de Colombia (AUC) con la complicidad de  oficiales del ejército colombiano, recordó como la violencia en torno a la comunión entre políticos y narcotráfico es la que reactiva la guerra en el país “en la historia de la libertad de prensa en Colombia se han vivido varias rachas como esta, que han incidido en sacar a los periodistas del país, la de 1985 -1986 y la del año 2.000. Suceden épocas en la que aparentemente los interesados en política y en crímenes, reciben el beneficio de gente violenta, que sacan masivamente a periodistas del país. Esperemos que no estemos reviviendo uno de estos pasajes”.

Frente a la responsabilidad de los gobiernos de turno asegura el periodista no se toman medidas de fondo para proteger la vida de los comunicadores ni de los líderes sociales “yo creo que el llamado funciona más para los delincuentes que para conseguir un reducción efectiva de esas amenazas, lo que siempre se ha planteado, por ejemplo en el caso mío, yo llevo 12 años escoltado, es que parte del presupuesto de ese escolta, podría haberse dedicado hace mucho tiempo a la investigación y a la neutralización efectiva de esas amenazas, lo que no está sucediendo. Cualquier periodista que está amenazado mal que bien, el gobierno intenta ponerle un escolta antes que neutralizar la amenaza. Yo creo que esa perspectiva  es un error, de lo que se trata es de que no haya atentado, no de que eventualmente junto con el periodista muera su escolta”.

Para Nacho Gómez la crisis generada por el asesinato de líderes especialmente del sector rural, tienen que ver es con el negocio del narcotráfico y con los intereses políticos alrededor de este.

Los diferentes liderazgos dentro de las organizaciones de narcotraficantes, hacen que se recrudezcan los crímenes al interior de estas organizaciones delincuenciales, pero cuando una de esas organizaciones sea hegemónica seguramente van a reducirse los niveles de homicidios, no solo para lideres en el país si no los homicidios en general “yo creo hay una situación que  no se ha enfrentado enserio, es el narcotráfico en las regiones, en las regiones en donde los ex miembros de la FARC o su secretariado está promoviendo la sustitución de cultivos y eso es un asunto que tiene que ver con una guerra de la sociedad civil contra el narcotráfico. En la medida en la que el gobierno pueda apoyar a la sociedad civil con la realización de esos proyectos con la concreción de los proyectos productivos, va ganando gente para este lado, pero si se dan pasos atrás en la política antidroga, vamos a vivir  una guerra mucho más cruda.”

El panorama para los comunicadores durante  los siguientes cuatro años de gobierno, es incierto por que se está en medio de la realidad violenta y turbulenta que genera la combinación entre política, corrupción y narcotráfico.

Leave a Reply