Tras el torrencial aguacero que se produjo el 21 de febrero del presente año, en la ciudad de Bogotá, se inundó la sala de urgencias de la Clínica Federman como denuncia un usuario en video.

Según denuncia el usuario la situación se repite cada vez que llueve por falta de previsión de la clínica. Incluso se aprecia que los empleados de la clínica usan botas de caucho, cosa que advertiría la constante de las inundaciones.

Estas condiciones pueden llegar a afectar el servicio de salud por lo que los usuarios están preocupados y piden hacerlo público.

Se espera que las autoridades tomen medidas y que la salud de los capitalinos y usuarios de los centros hospitalarios, sea respetada. Surge la pregunta si La Secretaria de Salud de la Capital conoce la situación y adelanta investigaciones para solucionar esta situación.

 

Leave a Reply