Los colombianos elegimos presidente y lo que se nos viene sin más ni menos, es el retroceso a la época de violencia. El nuevo Presidente de la República decidió menos preciar los avances y el diálogo de más de cinco años, que pretendía acabar con la guerra. Las madres nuevamente llorarán a sus hijos, que vuelven al monte a confrontaciones armadas.

Nuevamente se consagran las interceptaciones ilegales a periodistas, a opositores y funcionarios que cuestionan las decisiones de quienes legislan en favor de los amigos y regalan subsidios a empresarios y multinacionales extranjeras. Ahora si, el miedo se tomó a Colombia; por cuenta de humildes pobladores que votaron por el que dijo el innombrable.
Tristeza y desolación en cada hogar que sigue sin oportunidades para progresar.

Hoy 28 de mayo, Colombia no decidió, lo hicieron las encuestadoras y los medios comercializados y serviles a los empresarios, que manipularon a los pobres que vitorean a su opresor.

Volvimos a la guerra, volvimos a Agro Ingreso Inseguro y deshonesto, volvimos a la guerra y a la queja que tanto acostumbramos.

Se empezará a llenar el Hospital Militar con soldados y heridos de la guerra, los niños en la Guajira que mueren de hambre serán más de cuatro mil y la indiferencia de la gente será más creciente y mordas; los trabajadores irán nuevamente a su labor, con la convicción de que su nuevo presidente, los obligará a trabajar más años para soñar con una pensión que nunca llegará, con un salario menor al mínimo, pero irán felices, pensando que votaron por el patrón.

Volvimos a la guerra y ojalá que quienes no se atrevieron a ejercer su derecho a elegir, no se quejen; Que quienes decidieron vender su voto y apoyaron a los guerrerista, estén dispuestos a combatir por otros 50 años en los campos donde se debería sembrar comida y no dolor, ojalá que no se vuelva solo nostalgia, mirar la oportunidad única de no cambiar los fusiles por oportunidades para todos.

Menos mal hoy no es 28 de mayo y ojalá  esta columna de opinión, se desvanezca y no sea más que una premonición equivocada, surgida del miedo a la guerra.

Mi voto será para que no volvamos a la guerra y para que desde hoy miremos que pasará el 28 de mayo o el 18 de junio

Leave a Reply