Por: Robinson Galeano

Servidores, trabajadores, funcionarios, familiares, jubilados y pensionados de todo el país,  los exhortamos para que impongamos la libertad y la paz,  cosa que sin ustedes sería imposible.Colombia está atravesando por un momento trascendental en la historia, la conciencia de todos, la necesidad de cambio, el imperativo de la paz.

La comunidad de pensionados y discapacitados deben unirse a esta clamor. Requerimos de tu apoyo para enrutar al país por el camino del progreso y la dignidad.

La falta de pensiones en referencia al número de ancianos y discapacitados huérfanos y viudas es una injusticia que debe ser prontamente resuelta. La riqueza colombiana está acumulada en manos ajenas sin ninguna sensibilidad social, y dada la gravísima situación en la que se encuentran nuestros ancianos, discapacitados, huérfanos y viudas, personas indefensa sometidas a la discriminación, más de cinco millones de ciudadanos que carecen de un mínimo vital, nos vemos abocados a fundar nuestro Gobierno Social,  en ustedes los más débiles y pobres de nuestra nación.

Son millones los afectados por esta cruel discriminación sin que ningún gobierno se pronuncie seriamente y por el contrario los pocos beneficios que tenían se los quitaron. La ley 100 de 1993 derogó el acuerdo 049 de 1990 que dejó sin pensión más de 2 millones de trabajadores (entre vejez. Invalidez y muerte) Posteriormente con la ley 797 de 2003 se aumentó la edad y las semanas y más de 1 millón de trabajadores perdieron la pensión.  Ahora, con el acto legislativo 01 de 2005, se desvanece el derecho a la pensión a más de 400 mil colombianos. Todas las reformas son en contra de los más débiles. Todos los beneficios que ha adquirido el gobierno,  ha sido para los mismos trabajadores del Estado.

No guardemos más silencio ante una situación que nos golpea a todos y solo unidos podemos enmendar el error y pagar lo justo a los ciudadanos que más lo necesitan.

Debemos rechazar las campañas y políticas que estén encaminadas al aumento de la edad o semanas cotizadas o abolición de beneficiarios de pensión sin importar el bienestar del trabajador o su familia. Si el sistema económico actual no puede garantizar a los más débiles o a quienes no pueden trabajar por fuerza mayor o en razón a su edad es evidente que fracasó el sistema y se necesita una modificación.

Por lo que acudimos a ustedes y a su buen juicio y solidaridad para que nos unamos con nuestros familiares, amigos y personas cercanas a esta grave problemática y transformemos juntos el país.

Todos nos hemos dado cuenta del poder que tienen las redes sociales y la facilidad con la que podemos difundir un mensaje!

La hora para un GOBIERNO SOCIAL es ¡YA!

No dejemos que decidan más por nosotros, y pongamos andar al país por la ruta de la igualdad, la decencia y la paz con Humberto de la Calle y Clara López Obregón

Leave a Reply