Los ex presidentes de Colombia Uribe, Pastrana y Gaviaría.

Por: Luis Carlos Lozano Ospitia

Screenshot_2016-09-05-15-11-05-1

El circo mediático creado en un escenario de populismo, politiquería, irresponsabilidad; con tinte de venganza, soberbia y petulancia; donde han manipulado parte del  pueblo colombiano como simples marionetas para inducirlos a votar por el no, por estos ex presidentes entre otros gobernantes y políticos; aquellos mismos que fracasaron con los intentos de diálogo de paz en sus gobiernos con la guerrilla de las farc ; se evidenció que boicotearon el plebiscito, distrayendo, confundiendo y mintiendo a los votantes con mensajes subliminales por todos los medios posibles de comunicación; haciendo creer que si votan por el sí, Timochenko sería el próximo presidente de Colombia, que volvería a este país, como el destruido país de  Venezuela; que desaparecía la democracia, que el acuerdo  firmado en la Habana era ilegal, una estafa para el pueblo y que era susceptible de modificarlo entre otros descalificativos peyorativos.

Los promotores del No, lanzaron la propuesta de no apoyar el acuerdo del gobierno Santos  con las farc; pero ellos no tenían ninguna contrapropuesta sería, eficaz, procedente, razonable y  lógica,  si ganaban su propuesta. Confundieron, engañaron, le mintieron y polarización al  pueblo colombiano con maniobras torticeras; ahora están en una encrucijada política, jurídica y social, no hayan qué hacer ni que proponerle al gobierno como a las farc, una solución que tenga razón de peso, una salida posible que sea aceptada por las partes.

El gobierno Santos, fue sincero en expresar al país, que dicho acuerdo era inmodificable, que era ese o nada; los opositores del plebiscito ahora nos tienen en el limbo, en un caos muy peligroso, donde peligra la democracia, la unidad nacional, la economía, y sobre todo la ruptura de la paz.

La ponencia de la Corte Constitucional sobre el plebiscito por la paz, expreso en una de sus apartes  “si gana el No, el Gobierno no tendría que acabar con el proceso de paz ni cambiarlo, sino que podría utilizar otras alternativas.” Pero el problema está que no solo el gobierno puede decidir sino que debe contar con la decisión de la farc, y con los acérrimos opositores, aunque el gobierno tenga la legitimidad de continuar con los diálogos y la oposición se quiera unir, dándose ahora golpe de pecho por el error cometido, se vislumbra una incertidumbre total entre el gobierno, las farc y la oposición.

Qué pretendía el uribismo si ganaba el No?  Ganar adeptos para promover su candidato presidencial, quizá introducir algún mico jurídico,  para que los paramilitares y militares ya condenados por la justica ordinaria, por genocidios y otros delitos de lesa humanidad, sean considerados y condenados por la justicia transicional, que el ex procurador Alejandro Ordoñez, amigo muy cercano de Uribe Vélez, le revoquen la mediad de destitución que el Consejo de Estado le aplicó, con la posibilidad de promoverlo como candidato uribista a la  presidencia; que los señores de la farc, no lleguen al congreso, porque serían enemigos políticos y removerían los centenares de procesos judiciales que se adelanta contras Uribe  y la mayor parte del gabinete de su gobierno entre otras pretensiones.

¿Quién va responder al pueblo colombiano y a la comunidad internacional, si hay ruptura de los diálogos con la farc y se sigue la guerra? Como siempre don juna pueblo, asumirá el horror de la guerra y pondrá sus muertos. La historia será testigo de las decisiones lógicas o infame de los padres de la paria.

Leave a Reply