Foto: oficina de prensa de la Presidencia. Marcelo Odebrecht y Álvaro Uribe.

La firma brasilera Odebrecht lleva desde 1992 pujando por megaobras en varias regiones del país, 25 años después de su incursión en Colombia y tras las investigaciones realizadas en Brasil, Suiza y Estados Unidos se conoce que la multinacional pagó 11.1 millones de dólares en sobornos a cambio de contratos.

Odebrecht logró quedarse al menos con 14 obras en Colombia desde hace 25 años, en 1992, se ganó el contrato de la ampliación de la capacidad de bombeo de las estaciones el Porvenir, Miraflores y Vasconia, en 1994 se hizo al Puerto Drummond en Santa Marta y a la Estación de Bombeo de Caucasia, Antioquia; en 1995 a la Ferrovía La Loma en Santa Marta, en 1996 la firma brasilera hizo la línea Troncal del Gasoducto Sebastopol en la ciudad de Medellín.

Para 1997, la constructora inició el proyecto de la Central Termoemcali, en Palmira, Valle del Cauca, al igual logró quedarse con el contrato de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Cañaveralejo y se llevó la Planta de Tratamiento Aguas Residuales de Santa Fe de Bogotá – El Salitre; además arrancó el Proyecto Hidroeléctrico MIEL I, en Norcasia, Caldas.

En 1999 se hizo al Complejo Carbonífero del Cerrejón en el departamento de La Guajira; en 2009, se quedó con el diseño, construcción y puesta en operación de un túnel para el Alcantarillado Troncal Tunjuelo Canoas – Río Bogotá; en el 2010 Odebrecht se ganó el Proyecto vial de la Ruta del Sol Sector II, entre los departamentos de Cundinamarca y Cesar.

En el 2012, la multinacional se alzó con el proyecto Transversal de Boyacá Fase II y en 2014 con la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena; además las autoridades tienen en la mira el préstamo de 120 mil millones de pesos del Banco Agrario a una quebrada Odebrecht.

Y luego de que las investigaciones dieran sus frutos al exviceministro de Transporte, Gabriel García Morales, la Fiscalía General de la Nación le imputó los delitos de cohecho propio, interés indebido en celebración de contratos y enriquecimiento ilícito, delitos que terminó aceptando por haber recibido 6.5 millones de dólares en sobornos.

Por otra parte, el exsenador liberal, Otto Bula Bula, que habría participado en la entrega de sobornos por 4.6 millones de dólares para lograr la vía Ocaña – Gamarra, se habría comprometido con la Fiscalía a entregar los nombres y facturas de los 14 funcionarios y políticos que al parecer participaron en el millonario escándalo de corrupción.

Pero en el país no sólo está este caso, pues también tenemos el de Reficar, el carrusel de la contratación en Bogotá, las dolencias que se tienen en el sector de la educación por culpa de los corruptos, los casos Caprecom y Saludcoop, sólo por nombrar algunos.

Las investigaciones siguen andando y los altos funcionarios y políticos siguen cayendo.

Leave a Reply