Luego de que se diera a conocer la denuncia pública, en la que el representante a la Cámara de Representantes y actual presidente de la Comisión de Acusaciones perteneciente al  Centro Democrático, Edward Rodríguez.

Se conocen reacciones de expertos juristas que denominan esta acción como “una conspiración  contra una de las ramas del poder público”

Para el reconocido abogado y profesor, Ramiro Bejarano, es importante que se aclaren estos hechos, porque  sin duda alguna, de ser ciertas estas presiones contra los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, se trataría de una conspiración “es un suceso que esta por aclararse, a mí me sorprende que el parlamentario Edward Rodríguez, presidente de la Comisión de Acusaciones, uribista declarado, no haya salido a desmentir semejante acusación tan grave”.

Lo más complicado del asunto está en como existiría un nivel de corrupción de funcionarios de cuello blanco, que amparados en el poder político delinquen sin que les importe pasar por encima de la justicia “ me parece que lo que hay allí además,  es una conspiración contra una de las ramas del poder público , porque  nada más ni nada menos, si esto es cierto; tejer la tesis de que a los magistrados  hay que decirles  que le “bajen” a determinadas  investigaciones de su jefe político, al que representa ese señor que está de presidente de la Comisión de Acusaciones, con el argumento de que es mejor que le “bajen” a esas investigaciones  para con eso, la Comisión de Acusaciones, tampoco; les compulse copias,  eso obviamente  no solamente es un acto sucedido políticamente, si no que constituye lo más parecido a un chantaje”.

Ramiro Bejarano  también columnista del Diario el Espectador, en su columna denominada Consulta inconsulta, deja  un cuestionamiento acertado, para que los corruptos no se sigan tomando la política ni al país  “preguntarles a los colombianos si están de acuerdo con encarcelar a quienes como lobistas abordan subrepticiamente a magistradas(os), jueces y funcionarios para hablarles al oído de sus causas, y también a quienes se dejan convencer en privado de lo divino y lo humano”.

https://www.elespectador.com/opinion/consulta-inconsulta-columna-751331

 

Leave a Reply