Colombia, 16 de Febrero de 2017

DECLARACIÓN
RED JUVENIL POR LA PAZ

Esperanza, sueños y humanismo han sido palabras repetidas durante décadas, sin embargo han carecido reiteradamente de sentido, hoy se convierten en el centro de nuestros desafíos; entrado ya el siglo XXI los y las jóvenes estamos dispuestos a crear nuestra historia, a actuar en el presente y a proyectar nuestro futuro, muchos son los retos que nos convocan, pocos los espacios de decisión que nos permiten incidir en nuestro destino.

Sin embargo como jóvenes, como entusiastas y como convencidos de que la esperanza, los sueños y el humanismo nos permitirán seguir caminando para construir sociedades en Paz, consideramos que el espíritu crítico, el arte y nuestra voluntad de actuar son herramientas para generar los espacios de participación donde no los hay, las palabras donde no surgen y la política como la posibilidad que tenemos para crear una vida nueva, digna y respetuosa de los demás y la naturaleza.

Hemos aprendido de la historia, de las consignadas en los libros, de la que nos enseñan en la academia, de las que cuentan los abuelos y las abuelas, y de las que corren por entre los vecindarios y las aldeas. Sin embargo, queremos hacer la nuestra, una historia con memoria, cargada de anhelos e ilusiones así como de realidades y certezas.

Nuestra premisa: la construcción de Paz que tiene como principio la convergencia de todos y todas las que sueñan sociedades éticas, democráticas y justas. Pero como éstas son también palabras eternamente repetidas y por las que cada quien entiende algo diferente, nuestro principio será la convergencia que respete y fortalezca la capacidad de pensar libremente, la capacidad de hacer sociedad en la diferencia y la capacidad de promover la solidaridad y la fraternidad.

Somos jóvenes con una gran variedad de colores, pensamientos, lenguajes y talentos, representamos todas las regiones de nuestro país y somos conscientes de los desafíos sociales, económicos, políticos y culturales que nos rodean, es por esta razón que decidimos unirnos, porque sobre la diferencia se construye y porque como jóvenes somos motores del cambio y hacedores de la historia, no queremos vivir en una Colombia que no decidimos, en una que no queremos. Estamos decididos a actuar, imaginar y crear; estamos decididos a enfrentar los desafíos y a construir una propuesta participativa e incluyente de nuestro país.

Hoy la realidad nacional nos exige apostar por una Paz Completa, que nos permita liberar los territorios y las comunidades de la violencia sistemática y del miedo, y a superar la brecha de desigualdad entre las ciudades y la ruralidad, pero además a ser capaces de respaldar el momento de transición hacia la ciudadanía de las FARC – EP a través de su reincorporación a la vida civil; a acompañar la implementación del “Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto Armado y la Construcción de una Paz Estable y Duradera”; así como exigir el desescalamiento del conflicto, el avance y la terminación exitosa en un Acuerdo de Paz de la Mesa de negociación entre el Gobierno Nacional y el ELN.

Los y las jóvenes somos consciencia y acción en todo el mundo, lo hemos visto en España, E.U, Francia, Siria, Palestina, Túnez, Egipto, Argentina y México entre muchos países más; en el nuestro no sucede algo diferente, los y las jóvenes consideramos que la desilusión, el conformismo y el fracaso que se apoderan de nuestra sociedad no son opciones, queremos recordar con nuestro pensamiento y nuestro actuar que creer nuevamente es posible, es tiempo de vivir la esperanza, de construir Paz Completa desde los territorios para transformar en Buen Vivir nuestro país.

Leave a Reply