Medicina Legal estableció que el joven Luis Orlando Saiz, murió luego de recibir un impacto de alta velocidad con gas lacrimógeno en su cabeza, señala el informe que en el cuerpo de Saiz no se encontraron huellas de pólvora, con lo cual se confirma la versión de los campesinos y transportadores que desde un inicio responsabilizaron del hecho al Escuadrón Móvil Antidisturbios.

Tras la polémica que generó el dictamen de Medicina Legal, el coronel Elías Baquero, comandante de la Policía de Boyacá, indicó que estos hechos ya están siendo investigados y que ya fue identificado el agente del Esmad que disparó contra Saiz.

Por otra parte, en el municipio de Villa Pinzón se registró un accidente donde el conductor Yuber Acosta, que transportaba tomates sufrió graves lesiones, luego de que al parecer varios hombres que permanecen en el paro lanzaran piedras al vidrio panorámico de su vehículo.

En el accidente, también resultó herido José Gabriel Bohórquez, quién iba como ayudante de Acosta.

Así mismo, varias organizaciones defensoras de derechos humanos y acompañantes internacionales se desplazaron desde Bogotá al Departamento de Boyacá, con el fin de efectuar una verificación de la situación de derechos humanos que se presenta por el paro e identificaron prácticas que indican que el Escuadrón Móvil Antidisturbios viene haciendo uso arbitrario y excesivo de la fuerza.

Afirmaron, que en Boyacá el Esmad ha cometido graves violaciones a los Derechos Humanos de las personas que participan en la protesta de los transportadores y contra pobladores de los barrios y veredas ubicadas cerca de los puntos de concentración de la protesta.

Responsabilizan al presidente Juan Manuel Santos y al Director Nacional de la Policía por las acciones que se realicen en contra de la población, solicitan el acompañamiento y verificación de la oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Para finalizar, esta comisión de acompañamiento realizó un llamado a los medios masivos de comunicación para que visibilicen la grave situación ocasionada, porque existiría una represión indiscriminada contra la población del departamento de Boyacá, que no se registró. Solicitan que se divulgue sin censura lo sucedido en la región, teniendo en cuenta su responsabilidad social frente al derecho a la información de todos los ciudadanos.

Videos que circulan en redes sociales, evidencian la situación que viven por ahora los transportadores.

Leave a Reply