Por: Alejandro De la Rosa Palomino
San Juan De Pasto

“El motor de la historia es la lucha de clases”
Karl Marx.

“OCHO HORAS PARA EL TRABAJO, OCHO HORAS PARA EL SUEÑO Y OCHO HORAS PARA LA CASA”; era la consigna que gritaban miles de trabajadores el 1 de mayo de 1886, con la cual, la gran mayoría lograron el cometido de tan histórico día para la humanidad, sin embargo para 340.000 de estos trabajadores aquella huelga debió prolongarse por algunos días más para lograr su objetivo, las mayores turbulencias sucedidas en estas manifestaciones se dieron en la ciudad de chicago en los días siguientes a aquel primero de mayo; días en los cuales fallecieron tanto trabajadores como policías, durante estos días 3 sindicalistas fueron ahorcados y 5 condenados a cadena perpetua, ya en 1889 la internacional socialista conmemoro a los mártires de chicago que dieron su vida por una jornada laboral digna, dicha conmemoración se realizo con una multitudinaria manifestación, la cual se llevó a cabo en los 5 continentes.

Este 1 de mayo del 2018, 132 años después de las manifestaciones en chicago, los trabajadores NARIÑENSES formales y no formales, junto a sus familias, amigos y copartidarios fueron citados a las 9 de la mañana en las instalaciones del SINDICATO DEL MAGISTERIO DE NARIÑO (SIMANA), donde de manera puntual como se caracterizan nuestros obreros, asistieron sin reproche alguno; poco a poco la carrera 23 de la ciudad de pasto se fue convirtiendo en un mar multicolor, enmarcado por banderas, pancartas, pasacalles, camisas, gorras y muchos más distintivos que hacían ver que los obreros nariñenses están organizados, dispuesto a tomarse las calles y a luchar por condiciones dignas de trabajo, el reloj marcaba 10:00 am, el grito fervoroso de “VIVA EL PRIMERO DE MAYO” dio vía libre a los pasos firmes que se tomaron las calles dela ciudad, docentes, mototaxistas, campesinos, constructores, seguridad privada, asociaciones de mujeres, miembros de partidos de izquierda (tanto jóvenes como adultos), artesanos del carnaval, ciudadanos en general, padres, madres, hijos y hasta mascotas, marcharon por la carrera 23 hasta la calle 19 sobre la cual continuo la marcha, calle que enmarca de manera clara la mayor dicotomía de nuestro departamento, por un lado la grandiosa PLAZA DEL CARNAVAL NEGROS Y BLANCOS símbolo de la alegría y de la cultura de los nariñenses; por otro lado sitio de trabajo de desenas de mujeres que recurren al trabajo sexual como una salida laboral a la falta de oportunidades que existe en nuestro país, y asi con los recursos logrados con dicha labor sostener a sus familias, las cuales en la mayoría de los casos sobreviven en la marginalidad.

Las consignas continúan, “ VIVA EL PRIMERO DE MAYO CLASISTA Y REVOLUCIONARIO”, “MI PROFE SE RESPETA” (haciendo alusión al disgusto de los maestros colombianos por las declaraciones hechas por un expresidente de nuestro país), “POR LA DEFENSA DE LAS GARANTÍAS POLÍTICAS, LABORALES Y PENSIONALES; PARO CÍVICO NACIONAL” y muchos más gritos fervorosos que reivindican este histórico día, los trabajadores nariñenses se encontraban ya sobre la calle 17, en el sector conocido como los paisas, lugar donde las cacharrerías y almacenes de ropa se han convertido en la única oportunidad laboral para los pastusos y nariñenses, ya siendo las 12:00 m los gritos de cientos de trabajadores y sus pasos fuertes, arribaron a aquella plaza principal de la ciudad, plaza que lleva por nombre el apellido de aquel prócer independentista ANTONIO NARIÑO, que por más que digan que nos trato a los pastusos de bobos, fue el único que aun en contra de BOLÍVAR le dio la cara al pueblo, respondió por sus afectaciones al mismo, valoro y exalto el nombre de los indígenas pastenses, debido a lo cual los nariñenses decidimos nombrar en su honor nuestra amada tierra; ya en la plaza de Nariño solo se escucho un saludo fraterno para todos los obreros del mundo, en seguida el himno de la república de Colombia, luego de este, aquel himno que se canta año tras año, con el corazón y la garganta a su máxima capacidad, el “HIMNO DE LA INTERNACIONAL SOCIALISTA”.

Vinieron diferentes saludos de todas aquellas organizaciones que se agolparon en la plaza, todas llamando a la lucha frontal por condiciones dignas para los trabajadores y todas llamando al paro cívico nacional, el reloj ya marcaba las 3 de la tarde, cada organización de trabajadores se retiraban de la plaza a compartir con sus compañeros amigos y familiares una pequeña recepción, un brindis y un merecido descansó laboral, sin nunca dejar atrás su lucha, la justa lucha social de los obreros nariñenses y del mundo, teniendo en claro que la lucha continua, que es larga y en muchos periodos tortuosa, pero siempre inspirados por el recuerdo de aquellos mártires de chicago que luego del histórico primero de mayo de 1886 lograron la jornada digna de 8 horas laborales, los logros se alcanzan y con las marchas realizadas en Nariño, Colombia y el mundo, nos queda claro que los obreros están muy bien organizados y dispuestos a darlo todo por su justa lucha.

Leave a Reply